• Diez alacranes y una tarántula aparecieron en un domicilio.
  • El hecho se registró en la jornada del domingo 23, en Caimancito.
  • El hombre que halló a estos arácnidos relató cómo actuó para evitar ser picado.

Un hombre que regresó el domingo 23 de julio a su hogar, en Caimancito, luego de estar unos días en la capital jujeña, se encontró con una ponzoñosa araña y escorpiones. Se trata de diez alacranes, aparentemente de la especie Tityus, venenosos y los que generalmente están en la casa, en el jardín o en lugares próximos a la vivienda. Los halló vivos en los alrededores de su domicilio, algunos de tamaño más pequeños que otros.

Mientras que, en el caso de la tarántula, de la especie pollito común, se encontraba apostada en una maceta.

Tras descubrir estos exóticos intrusos, el vecino atinó a resguardar a los alacranes en una botella con agujeros y tierra, para luego llevarlos a un lugar para su estudio y posterior liberación en su zona hábitat natural. En el caso de la araña logró dejarla en un descampado.

Estas eventuales apariciones ponen al descubierto la importancia de prevenir ser picados por estas especies.

Según los especialistas, como primera recomendación la persona no debe entrar en pánico. Se debe realizar la limpieza de escombros con guantes, antes de irse a dormir sacudir las sábanas y colchas, también sacudir los calzados porque los escorpiones suelen meterse adentro.

En caso de encontrar un escorpión, evitar matarlo. Tratar de poner al animal en un frasco y llevarlo al Instituto de Biología, ubicado en la capital jujeña. En caso de picadura, dirigirse inmediatamente al hospital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *