Mientras en el mercado cambiario se sostuvo hoy la dinámica a la baja de todas las cotizaciones del dólar, una nueva polémica por una medida del Banco Central concentró toda la atención y siembra dudas ahora sobre el verdadero motivo detrás de la caída de las cotizaciones.

Con impacto similar a lo que fue en 2015 los contratos de dólar futuro vendidos por el Banco Central para contener las expectativas de devaluación, un nuevo instrumento que colocó el BCRA entre bancos, importadores y pequeñas y medianas empresas encendió todas las alarmas, Se trata de las Lediv, letras internas que ajustan por la variación del dólar oficial, que en la práctica funcionaron como seguro de cambio especialmente para Pymes importadoras.

La medida, que según los analistas tenía el sentido de otorgar cobertura a empresas calificadas ante la imposibilidad de acceder al mercado para pagar importaciones, además de bancos, se convirtió en una nueva complicación para la próxima gestión económica ya que el stock de ese instrumento casi se duplicó durante este mes, ante la perspectiva de un shock devaluatorio. Al viernes último, de acuerdo a la información oficial, el volumen total de Lediv alcanzaba los USD 5.000 millones, con un aumento en el mes de USD 2.800 millones.

Ese salto cobró notoriedad cuando a media mañana se difundió una nueva normativa del BCRA que restringe el acceso a estos instrumentos. Ahora, sólo bancos con depósitos vinculados al dólar oficial, petroleras que hayan incrementado su producción y Pymes que importan serán los únicos habilitados. Con esta decisión, el Banco Central dio marcha atrás con la normativa dispuesta el jueves pasado en la que también los exportadores estaban habilitados a invertir en Leliq. Esa posibilidad, advirtieron en el mercado, alentó un nuevo “rulo” por el cual los exportadores que ingresaron divisas con el régimen vigente, 50% a través del mercado financiero, hoy a $844 y el resto al dólar oficial, pudieron colocar ese 50% en las ahora célebre Lediv, lo que les permite, en definitiva, anticiparse a la devaluación.

El economista de Romano Group, Salvador Vitelli, explicó en detalle en sus redes cómo funciona el mecanismo con estos instrumentos. Según precisó, las Lediv son letras dólar linked a tasa 0% que emite el BCRA, rescatables en cualquier momento al 100% de su valor técnico con plazo de 180 a 365 días. Eso significa que algunos sectores podían con sus pesos dárselos al BCRA, para que esos pesos sigan la evolución del dólar oficial y que además puedan cobrarse en cualquier momento.

“Por ejemplo, cuando hubo devaluación post-PASO y el tipo de cambio aumentó 22%, aquellos que colocaron sus pesos el día previo, podían rescatar luego su capital con 22%” de ganancia explicó Vitelli. “Se dolarizan al tipo de cambio oficial, es decir, a $359″, advirtió.

En las últimas semanas, el volumen total de esas letras comenzó a crecer vertiginosamente lo que motivó al Central a modificar la normativa vigente hasta hoy.

Ese mecanismo, creen algunos, podría haber alimentado la oferta en el segmento financiero del dólar, contribuyendo a la baja de las cotizaciones. “Cada 2 dólares que liquidaba una empresa que exporta e importa, 1 lo hacía a CCL $900 como exportador .Y después como importador podía ir con pesos al seguro de cambio, las Lediv, que ajusta por variación del oficial”, apuntó el economista Amílcar Collante.

Con todo, al margen de ese rulo que hoy se vio restringido, el mercado cambiario sigue reflejando una marcada descompresión de las tensiones acumuladas durante la previa electoral tanto ante la perspectiva de una dolarización desordenada como la de continuidad de políticas expansivas en el frente fiscal y monetario que derivaran en una crisis descontrolada. Todas las cotizaciones del dólar volvieron a anotar hoy una nueva baja: la más pronunciada se produjo en el dólar Bolsa, que anotó un retroceso de más de 6% hasta los $859 mientras que el contado con liquidación también consolidó su baja de los días anteriores, aún más pronunciada, y se ubicó debajo de los $844 y también el dólar libre bajó $45 para cerrar en $945, acoplándose a la tendencia de convergencia hacia el precio del dólar futuro a fin de diciembre, estable en torno a los $800, con la que abrió esta semana el mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *