«Yo soy un liberal libertario» se lo ha escuchado decir al presidente electo de la Argentina Javier Milei, quien el pasado domingo 19 de noviembre se impuso en el balotaje ante Sergio Massa.

El economista se encuentra al mando de La Libertad Avanza, coalición política fundada el 14 de julio de 2021 y que compitió políticamente en las elecciones legislativas de 2021, en las cuales obtuvo el tercer puesto con el 17 % de los votos en Capital Federal.

Javier Milei, presidente electo de la Argentina. Foto: ReutersJavier Milei, presidente electo de la Argentina. Foto: Reuters.

En tanto, la alianza se conformó por los partidos Movimiento de Integración y Desarrollo (MID), Unite por la Libertad y la Dignidad, Movimiento de Jubilados y Juventud y el Partido Libertario.

Con la elección del nuevo mandatario argentino, nace el interrogante sobre qué significa ser «liberal libertario», una corriente no muy común en la política nacional.

¿Qué significa ser liberal libertario?

El libertarismo como corriente política se inició a mediados del siglo XVIII y se extendió hasta los primeros años del siglo XIX en Europa, época en la cual pensadores como el francés Montesquieu, el inglés John Locke o el escocés Adam Smith comenzaron a cuestionar la creencia de que un grupo de personas pueden imponer sus deseos sobre otras.

John Locke.John Locke. Foto: archivo Google.

Según la Universidad de Barcelona, «los libertarios mantienen los valores liberales clásicos: individualismo, libertad económica y defensa del mercado con mejor orden para la asignación de recursos y la concepción de Estado policía». En tanto, el filósofo estadounidense Jason Brennan, escribió que «los libertarios creen que el respeto por la libertad individual es el requisito central de la justicia. Creen que las relaciones humanas deben basarse en el consentimiento mutuo. Los libertarios abogan por una sociedad libre, de cooperación, tolerancia y respeto mutuo».

En este sentido, el libertarismo combina la capacidad del individuo para incidir en un sistema económico con la reivindicación de la fuerza organizativa del mercado en la economía nacional.

De todas maneras, en lo económico, Milei posee inspiración en la Escuela Austríaca, de la cual nace la idea de que la única forma de entender los fenómenos sociales es a través de la comprensión de las acciones individuales.

Entonces, esta idea política busca hacer justicia social mediante el laissez faire («dejen hacer, dejen pasar», en francés) en el terreno económico, es decir, implementar un sistema económico sin la intervención del Estado. Al tener como base el individualismo, esta corriente considera que los propios individuos son los que se unen para crear un sistema de cooperación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *